Artesania en Florencia

Duración: 2 horas y media.

Tarifas:

De 1 a 3 adultos es 130 €

De 4 a 7 adultos es 150 €

De 8 a 12 adultos es 180 €

Para grupos solicitar tarifa.
Entradas excluídas.

LA FLORENCIA ARTESANAL,visitas guiadas por los talleres artesanales florentinos.

Guías de Florencia les invita a conocer una de las características que han distinguido siempre Florencia: la excelente calidad de sus artesanías, conocidas y apreciadas en todo mundo. El artesanado florentino desde siempre ha irradiado en el mundo su gusto por la estética en todas sus producciones, tanto fueran para el pueblo llano como para la nobleza y la burguesia. Quién no ha oído hablar de los sombreros de paja realizados desde el siglo XVIII, muy apreciados por la comunidad inglesa que se instaló en Florencia a mediados del siglo XIX. Los ingleses los llamaban "leghorn", dado que se exportaban al mundo británico desde el puerto de Livorno llamado Leghorn en inglés. En esta visita guiada por el artesanado florentino vamos a conocer los secretos del mismo.

Nuestra visita inicia en el barrio de S. Cruz para adentrarnos en el arte de la marroquineria en la Escuela del Cuero, institución que nace a finales de la 2 Guerra Mundial junto con los franciscanos de la iglesia de santa Cruz para dar un oficio a los huérfanos del barrio. A continuación visitaremos, siempre en el barrio de S. Cruz, un lugar único donde las fragancias nos embriagaran y las esencias capturaran nuestros cinco sentidos. Conoceremos el arte de la perfumeria de la mano de Sileno Cheloni. Dejaremos S. Cruz para seguir nuestra visita guiada conociendo los secretos del papel marmolado. Técnica muy antigua que nace en Japón. Cada pieza es única e irrepetible.

Para finalizar nuestra visita a los talleres artesanales florentinos conoceremos los secretos del mosaico florentino o de las piedras duras y lo haremos en un taller situado muy cerca de la Academia de Bellas Artes. La técnica del mosaico florentino se ha conservado desde el Renacimiento. Los mismos artesanos buscan las piedras en las riberas de los ríos y de los torrentes toscanos. Después se cortan a mano para obtener piezas más pequeñas que servirán para componer el mosaico según un diseño ya establecido. Obras de mosaico florentino las podemos encontrar en todos los grandes museos del mundo.