Todo Miguel Angel

Duración: 2 horas y media.

Tarifas:

De 1 a 3 adultos es 130 €

De 4 a 7 adultos es 150 €

De 8 a 12 adultos ez 180 €

Para grupos solicitar tarifa.
Entradas excluídas.

Esta visita guiada está dedicada a uno de los maestros del Renacimiento, en ella podrán conocer cómo trabajaba Miguel Angel y que era para él la escultura pues visitaremos el Museo de la Academia (para grupos es necesaria la reserva previa), donde a través del David, los Prisioneros y la Piedad conoceremos los secretos del mármol de Carrara que utilizaba el Divino Miguel Angel.

También admiraremos las pinturas que salieron de los talleres florentinos en el Renacimiento, las nuevas tipologías que constituirán una verdadera innovación en ese período tan fructífero para Florencia. El origen de esta colección se remonta al 1784, cuando el gran duque Pedro Leopoldo de Lorena quiso dotar con una colección de obras de arte antiguas la Academia de Bellas Artes de Florencia, para que sirviese de ejemplo a los alumnos. La colección, procedente en parte de antiguas colecciones mediceas, se incrementó con obras recuperadas en las confiscaciones eclesiásticas de los siglos XVIII y XIX.

La visita guiada continuará en el Barrio de San Lorenzo donde se encuentra la Iglesia de San Lorenzo, visitaremos las Capillas Mediceas, en el complejo de San Lorenzo. A causa del gran número de visitantes en 1913 se creó un itinerario que excluía el interior de la basílica de las distintas dependencias, abriéndose una entrada indipendiente para poder acceder al suntuosos Mausoleo autoconmemorativo de la familia Médicis. Aquí conoceremos a Miguel Angel como escultor y como arquitecto.

Iniciaremos la visita guiada entrando en la espaciosa y sugestiva Cripta realizada según un proyecto del arquitecto Buontalenti a principios del siglo XVI, y donde se encuentran las sepulturas de muchos componentes de la familia medicea, conoceremos secretos y curiosidades sobre esta importante familia que durante tres siglos gobernó los destinos de la Toscana.

Subiendo hacia la Capilla de los Príncipes nos encontraremos con un ambiente barroco de principios del siglo XVII y un lugar de proporciones excepcionalmente grandes, sugestivo e impactante. Bajando hacia la Sacristía Nueva admiraremos un conjunto único: una obra arquitectónica y escultórica enteramente proyectada por Miguel Angel.

La operación de limpieza de las obras, realizada hace unos años, ha mostrado a la luz el original modo de trabajar las superficies con cincel dentellado y el pulido según las exigencias de las luces y las sombras, creando una escultura pictórica análoga y paralela a la pintura escultórica, característica de Miguel Angel.